¿Cuándo reformar la instalación eléctrica?

En el momento que haya que realizar una reforma de este tipo es sabido que se debe por motivos de seguridad y de eficiencia. Todos los elementos que componen una instalación eléctrica pueden ser un riesgo potencial tanto de incendio como de electrocución o cortocircuito si se encuentran anticuados o en mal estado. A medida que pasa el tiempo las necesidades de todo hogar aumentan y por lo tanto también sus requerimientos energéticos; llevándonos incluso a tener que aumentar la potencia contratada o añadiendo más tomas o puntos de luz.

El profesional de este campo está de acuerdo en que este tipo de renovaciones deben realizarse cada diez años, aunque podría ser una exageración; ya que si todos los materiales de nuestra instalación se encuentran en perfecto estado, han sido homologados y todo está en orden podremos aguantar mucho más con nuestra instalación.

Tenemos que poner el ojo cuando veamos algún problema como enchufes sueltos o los que sueltan chispas debido a que eso puede llegar a provocar un accidente; comprobar que la instalación tenga toma de tierra o si cuando encendemos alguna luz olemos algo peculiar como a quemado o pescado. Este tipo de señales nos indican que los cables están en mal estado, que se recalientan y pueden llegar a incendiarse.