Reparar un enchufe

Aunque muchas veces lo perdemos de vista, los enchufes se desgastan con el paso del tiempo y el uso habitual en nuestras viviendas. Por este motivo conviene que un profesional matriculado de vez en cuando se tome la molestia de revisar el estado de estas instalaciones. Así podrás descartar que la cobertura de plástico esté dañada o el sistema por sufrir una avería. En cualquier caso, vamos a enseñarte algunos problemas habituales de los enchufes y cómo evitar que se deterioren.

Problemas en el enchufe

Si se trata de analizar los principales problemas con un enchufe que podemos estar sufriendo, tenemos que decir que casi siempre están relacionados con el paso del tiempo, aunque también pueden producirse situaciones de golpes de tensión que queman los cables, etc. Si detectas cualquier tipo de fallo, ya sea que no funcione o que haga falso contacto, es fundamental que te tomes la molestia de reparar el enchufe.

Cómo reparar el enchufe

Lo primero que tienes que hacer es desmontar el enchufe, revisar el estado de la parte interna en búsqueda del error, y si puedes, solucionarlo, claro. El problema es que algunos nuevos materiales hacen que el desmonte sea imposible, complicando la vida a los no profesionales.

Sin importar si has desmontado el enchufe previamente colocado o si has comprado un nuevo, es fundamental que tengas en cuenta que deberás tener el cable a mano para realizar una nueva conexión. Debes quitar el material aislante del mismo unos 5 centímetros para que los hilos internos queden descubiertos. Cuando lo hayas hecho, verás el cable de fase en negro, marrón o gris; el cable neutro en color azul; y el cable tierra en verde o amarillo.

Llega entonces el momento de colocar los cables en el nuevo enchufe, y debes saber que tienen que enrollarse en torno tanto de las patas como del tornillo correspondiente, ajustando todo lo posible. Básico resulta que el cable tierra esté conectado con el tornillo ubicado en la parte central del enchufe, porque de lo contrario no funcionará.

Cuando hayas asegurado las conexiones anteriores tienes que montar nuevamente el enchufe, así que si has realizado los pasos correctamente, habrás terminado.

Consejos para prevenir que el enchufe se deteriore

Cuando desenchufes un aparato, nunca pero nunca tires de los cables. Debes tomar el enchufe y hacer fuerza encima del mismo para evitar los clásicos tirones.

Si sabes que necesitas de varias tomas de corriente, evita usar los ladrones y en lugar de ellos colocar regletas con interruptores de cada una de ellas. Además, deberías revisar la potencia de la toma de corriente en cuestión. Esto, a fin de evitar una sobrecarga.

Para los aparatos que piensas mantener mucho tiempo sin encender, te recomendamos que directamente los desenchufes.

Cuando enchufes cualquier aparato, fíjate que los cables no hayan quedado demasiado tirantes, ya que en ese caso podría la presión jugar en contra del sistema y terminar dañándolo en poco tiempo. De la misma forma es importante que los cables no queden colgados, enganchados en otros elementos que pudieran estar en el camino, etc.

Finalmente, los aparatos eléctricos siempre pero siempre tienen que estar lejos de las fuentes de calor, ya que de lo contrario es posible que el plástico se desforme con el paso del tiempo, y eso podría generar, en el peor de los casos, tanto incendios como descargas eléctricas menores.